El hombre que mató a Don Quijote

El_hombre_que_mat_a_Don_QuijoteUn proyecto que Terry Gilliam sacó adelante de manera quijotesca para convertir a Adam Driver en si mismo dentro de la cinta siendo arrastrado por el auténtico Don Quijote hacia ese abismo de una locura tan coherente como enfermiza. Don Quijote al cubo y hasta a la enésima potencia. Y de esta manera tan peculiar se compone una película original, narrativamente seductora y que aúna la enfermedad mental entendida de manera entrañable con el surrealismo mas absoluto y la crueldad de un mundo que no va a pararse a empatizar con estas cosas. Una cinta de las que dejan huella y de las que sin embargo se puede decir muy poco porque dejan sin palabras, van mas enfocadas a sentir y remover que en busca de un análisis certero. Así, con pocas palabras y removido por dentro en el mejor sentido posible, me despido. Hasta la próxima.

La estrategia del pequinés

la estrategia del pequinesPelícula que plantea todo un inicio, nudo y desenlace en menos de media hora para generar con ese punto de partida una nueva película. Esto da lugar a que la presentación de personajes sea vaga y superficial así como también acelera innecesariamente algunas situaciones, parte romanticona de la cinta incluida. Con todo, si somos capaces de pasar por alto estas cuestiones que solo importan a los mas sibaritas/tiquismiquis (depende de quien lo diga) del sector entre los que me incluyo, podemos disfrutar de una película descarada, con marcado acento y retranca canaria y cuyo ritmo te atrapa si te sumerges en el peculiar submundo que ofrece. En resumen, un divertimento idóneo para desconectar y aparcar el cerebro un rato que tiene su punto. Su corta duración y temática hacen que no se pueda añadir mucho mas sobre ella por lo que, con lo dicho, me despido junto a mis mejores deseos de tod@s vosotr@s. Hasta la próxima.

Proyecto Lázaro

Proyecto-lazaroInteresante reflexión tanto científica como existencialista sobre las implicaciones, también sociales, de la resurrección elegida y a la carta. Vaya, el eterno dilema de hasta donde podemos jugar a ser Dios. Explicativa, reflexiva, cruda por un lado, emotiva por el otro y sobre todo verosímil y tratada con mimo y con respeto sobre la materia. Su único pero es un final en el que Mateo Gil decide mojarse poco y dejarlo excesivamente abierto (no solo la escena finalísima, sino el último cuarto de hora). Con todo, una brillante película de ciencia ficción y una muy buena película en líneas generales para despedir con una historia y un nombre bíblicos (aunque de manera heterodoxa) la semana santa. Hasta la próxima.

La liga de la justicia de Zach Snyder

liga de la justiciaComo estamos en semana santa y las grandes epopeyas heroicas interminables ya están vistas me he asomado a lo mas parecido que se ha hecho recientemente. ¿Mejora la versión original? muchísimo, como para no ¿necesaria? ni de lejos. Cierto es que mejora ostensiblemente la composición de personajes y Cyborg y Flash ya nos son dos colegiales molando porque juegan con los mayores así como Steppenwolf se vuelve un villano mucho mas digno (que ojo, con la aparición de Superman, otra vez villano de chichinabo). Por otro lado la presentación de Wonder Woman chirría tras dos películas propias (cosas de un montaje que llega cuatro años tarde) y durante la primera hora y media vemos tres anuncios de perfume, musiquita incluida. A saberse: la salida de la cafetería de Lois Lane dando uno a un policía y contemplando el monumento a Superman; Quitada de camiseta y espectacular lucimiento de pectorales de Aquaman frente a un mar embravecido y finalmente Flash salvando la vida de una chica mona en una colisión frontal con su coche (y lo que suma la cámara lenta al momento). Y con todo esto, además Superman, sale poco. Lo dicho, mejora a la original y es toda una oda al cine de superhéroes pero llega tarde y su única opción de resultar imprescindible o al menos de un interés que supere lo temporal era ser perfecta cosa que por supuesto no es. Al menos sirve para una tarde completa sin poder viajar y con toque de queda, el momento ha sido bien elegido. Hasta aquí mi gris análisis, siento que no me haya salido para mas ya que iba con ganas y esperanzas de esa perfección. Hasta la próxima.

P.D: Ajá, aquí os quería pillar. La película tiene un epílogo recordable (no se si en este caso eso es bueno) así que aquí vengo yo con el mío solo para recordar ese bochorno mas largo que los capítulos de alguna que otra sit-com. Ahora si, sin dejarme eso en el tintero ya me puedo marchar tranquilo.

El juicio de los 7 de Chicago

EL-JUICIO-DE-LOS-7-DE-CHICAGOLa película narra el mítico juicio que la de título y que representa un antes y un después de las libertades civiles tanto en EE.UU como a nivel mundial. Y tiene el buen gusto a la par que acierto artístico de contarlo desde el punto de vista del juicio, dándonos los hechos a medida que este avanza para no sugestionarnos ni posicionarnos antes de tiempo. Pese a la temática y a lo mucho que tiene de jerga legal sus dos horas de metraje pasan volando, casi sin darte cuenta, gracias a un montaje que acelera la acción y la detiene en los momentos clave de manera magistral. También es digno de elogio, previsible eso si por la cantidad de nombres ilustres, el trabajo actoral. Y sin desmerecer a ninguno, cabe destacar aun mas a Mark Rylance como un experto pero excéntrico abogado, a Frank Langella como un juez desubicado, desnortado y con principio de demencia senil y, un pasito aun mas por encima, a un Sacha Baron Cohen que se hace cargo de la parte cómica sin dejar de lado el tono crudo de la película e imprimiendo el carácter que merecen algunos de los mejores diálogos de la cinta. Una excelente película desde el punto de vista puramente cinematográfico y hasta necesaria a nivel social viendo algunas derivas “trumpistas” y afines que nos rodean. Satisfecho como solo Aaron Sorkin cuando da en el clavo puede conseguir, me despido. Hasta la próxima.

Amigo

AmigoUna mala gestión de la culpa sumada, en menor medida eso si, a una mala gestión del perdón dan lugar a la peor de las convivencias posibles. Si además esa convivencia es entre amigos, sin lazos de sangre ni sexo de por medio para aliviar tensiones pues da lugar a la locura y a la sinrazón mas absolutas. Y esta película juega magistralmente esas bazas, quizás a un fuego demasiado lento que la hace tardar en entrar en calor dada su corta duración pero que hace merecer la pena dicha espera. Javier Botet y David Pareja realizan una inmejorable labor de composición del personaje en la que el primero además añade su peculiar físico y formas de moverse adquiridas en su dilatada experiencia en el terror. Una película peculiar y fácilmente recordable en el mejor sentido de ambas palabras. Sin nada mas para analizar (entre sus peculiaridades se encuentra la sencillez de una sola localización y una ausencia total de efectismos, no así de efectos) me despido una vez mas satisfecho de tod@s vosotr@s. Hasta la próxima.

Un día mas con vida

un-dia-mas-con-vida

Documental, testimonios incluidos y animación cargada de virtuosismo y efectos (sin que estos se sobrepongan a la trama) se ponen al servicio de esta historia basada en su libro homónimo escrita y protagonizada por Ryszard Kapuscinski, uno de los mejores (para muchos el mejor) reporteros de guerra de todos los tiempos. Una historia dolorosamente necesaria para entender el conflicto de Angola y como se originó en 1975 además de los cambios que surgieron en el propio conflicto por su contexto histórico. Lo mejor de la cinta, su gran acierto es el tono humanista sin perder rigor periodístico y las historias personales detrás de cada personaje que consiguen ganarse un hueco en nuestros corazones. Una historia interesante contada audiovisualmente de manera marcadamente original, una rara avis deliciosa que me siento afortunado de conocer gracias al buen trabajo del cine de La2 en este sentido. MUY RECOMENDABLE (perdón por las mayúsculas, no es un grito, es que necesito que sobresalga) y satisfactoria, de las que no me atrevo a poner un pero. Con eso dejo todo dicho y así me despido una vez mas de tod@s vosotr@s. Hasta la próxima.

Cosmética del enemigo

cosmetica del enemigoTodos tenemos un censor interno que gestiona nuestras capacidades y recuerdos a su antojo que en verdad es el nuestro aunque no queramos que así sea. Y ocasionalmente todos debemos enfrentarnos a ese censor porque lo que queremos y lo que necesitamos se encuentran muy lejos lo uno de lo otro. Filosofía y humanismo llevados a la representación gráfica mas potente posible, una cinta muy interesante que se diluye un poco con tanto plot twist, especialmente en su último tercio. No obstante, logra mantener la atención en todo momento gracias a una magnética e hipnótica Athena Strates que sobresale en una cinta en la que comparte protagonismo con Tomasz Kot y Marta Nieto, sin que esto sirva como reproche a estos últimos ni mucho menos. Por tanto y en resumen una buena película con mimbres para ser algo mas en la que no queda mas que agradecer el intento y la osadía a Kike Maíllo, que si bien no siempre hace joyas, tampoco nunca erra el tiro del todo. Y con ese agradecimiento y todo dicho, me despido. Hasta la próxima.

Loco por ella

loco-por-ella¿Comedia romántica? Si, desde luego y muy apoyado por su último cuarto de hora y su edulcorado final. Pero también una crítica social hecha con cariño y con cierta anchura de miras sobre la enfermedad mental. La comedia romántica se abre paso incluyendo historias paralelas a la de los protagonistas pero sin abuso del “deus ex machina” o el que ocurra lo que tiene que ocurrir porque tiene que ocurrir. Además de una deliciosa Susana Abaitúa, en el elenco ganan terreno y hasta un poquito nuestros corazones unos secundarios de lujo, donde destaca Luiz Zahera en el papel mas tierno y emotivo que le recuerdo y que defiende con igual maestría e incluso mas que los de tipo duro que tan bien le sientan. Una historia bonita y con mensaje, gags a tiempo sin exceso de los mismos y sin estridencias y una banda sonora muy de nuestros días (La bien querida, Delafé, Annie B Sweet, etc) que combina de lujo con la pareja protagonista son los ingredientes de una sorprendente película que ofrece mucho mas de lo que promete y deja un muy buen sabor de boca. Sabor con el que me despido de tod@s vosotr@s y aprovecho así para cerrar mi crítica. Hasta la próxima.

El rey de Zamunda

el rey de zamundaPelícula que, aunque claramente bebe de la nostalgia y de lo mítico de su predecesora, tiene sentido e identidad propias, reconociendo que si no eres fan del humor de Eddie Murphy (aunque sea un Eddie en estado de gracia) esta cinta no es para ti. Ciertamente es simplona a mas no poder aunque eso sea perdonable sabiendo lo que uno va a ver. Vaya, que no me han parecido acertadas algunas afiladas críticas y algunas excesivamente bajas puntuaciones. Sus chistes sobre Mufasa (recordemos que James Earl Jones trabaja en la película) y sobre las secuelas entran bien y sus referencias, incluido el Wakanda del universo Marvel no chirrian. A la par contiene mensaje sobre el amor y sobre encontrarse a uno mismo y a pesar de los gags el ritmo del metraje no se resiente en absoluto. Por no mencionar lo que mola ver a Wesley Snipes en un rol cómico y caricaturesco. Su peor defecto es no tener elementos de confrontación reales ya que las supuestas pruebas del nuevo príncipe las supera sin problemas y no existe conflicto hasta llegada casi la hora y cuarto de película. Un tanto plana, sin duda, demasiado autocomplaciente pero con esencia, lo que se diría una película ideal para desconectar, reir y congraciarse con el mundo sin darle muchas vueltas. Esas películas también tienen cabida, también son necesarias y desde este blog se las aplaude (en su justa medida). Agradable, fácil de ver y que deja buen sabor de boca, ahora a por la siguiente y aquí paz después gloria. Y con esa sonrisa que solo la comedia norteamericana no estridente puede dejarnos, me despido. Hasta la próxima.